domingo, 22 de febrero de 2009

Mi cuento / Todas íbamos a ser Reinas





A mi Pablo:
¿Sabes? En este lento amanecer voy a contarte un cuento, no para que te duermas, sino, para que despiertes y así tus ojos abarquen (de Mí) un "tantito" más.

Para saber y contar:

TODAS ÍBAMOS A SER REINAS


"Todas íbamos a ser reinas
de cuatro reinos sobre el mar.
Rosalía con Efigenia
Y Lucila con Soledad."

Gabriela Mistral



C
on voces alegres, bañadas con el color de la inocencia, un corro de niñas asidas de la mano, jugaban a la ronda de las princesas. Todas juraban serlo, incluso la pequeña de las rodillas rotas, María, quién solía tropezar y caer a causa de su impulsiva curiosidad.
En aquel momento se sentía la más cierta de las princesas y tal como el estribillo que coreaban, soñaba el futuro aquel donde llegarían a ser reinas. Para eso, sólo les faltaba crecer.
María no había crecido más que un par de centímetros cuando, un día, al preguntar a su abuela sobre el por qué de los "porqués" que asomaban a su pequeña cabeza, tuvo como respuesta, lo que siempre intuyó en los gestos bruscos de su “padre” y en los ojos bajos de su madre: La verdad sobre su origen
La abuela le narró una corta y simple historia de amores y desamores que eran muy complicados todavía para su edad, pero, a medida que escuchaba, muchos de sus "porqués" se fueron reventando en el aire.
El abrazo de su abuela quiso compensarla de algo que siempre presintió: la falta de amor, mas, sólo logró que le brotaran las lágrimas. Luego, fue a su pieza, se encaramó en un piso y se buscó en el espejo. Siempre que lo hacía buscaba algo...algo... esta vez lo encontró: una marca indeleble sobre su frente.
Y allí lo supo todo sin saber siquiera las palabras exactas: Hay niñas princesas que nunca llegan a ser reinas. Las niñas bastardas. A las niñas como ella, aquello les está negado.


Amanda Espejo
Quilicura/11/04/2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Este espacio está abierto para tus impresiones. Úsalo con el mismo respeto conque yo me muestro para ti.
Se agradece...