lunes, 9 de octubre de 2017

POEMA APRENDIZAJE/UCENICIE, en Antología Vertebral (Chile, Rumania)



Dibujo, Amanda Espejo

Agradecer y compartir esta hermosa traducción de Daniel Dragomirescu, al rumano, de mi poema APRENDIZAJE, parte del contenido de la Antología Poética VERTEBRAL (Chile, Rumania), pronta llegar al país, la cual también estará presenta en FILSA 2017.

Para leer este y otros pormas de algunas de las autoras participantes, pinchar el siguiente enlace:

https://contemporaryhorizon.blogspot.cl/2017/06/bibliotheca-universalis-2017-antologia.html



Ucenicie


Deci, spune-mi...
Vreodată mi-ai memorat spatele?


Ai străbătut cu pas ferm şinele coloanei mele
alunecându-ţi corpul pe spinarea de oase curbate
lingând – în trecere – textura uşoară a pistruilor mei
şi forma trufaşă a taliei mele?


Ai pecetluit cu buzele tale la sfârşitul traseului
zănoaga călduţă unde se adăposteşte
ultima vertebră a şarpelui?


Şi dacă nu ai făcut-o...
Cum poţi şti
cine este cea care doarme lângă tine?



Amanda Espejo, Chile

Antología Vertebral, Chile Rumania. 

jueves, 5 de octubre de 2017

Poema LLORAR






(A veces...) 

Quisiera      llorar      ¡a mares!
presa de un cuarto incógnito sin ventanas ni vecinos.
Anular la verguenza del gesto
librando paso al gemido,(retenido)
expeler la angustia acumulada por los siglos de siglos y...
llorar, sin pudor ni conciencia
con el derecho que me da la Vida.

Llorar, desde lo más recóndito del vientre
desde la vesícula al hígado,
llorar, no por dolor ajeno, sino, por mí
por lo faltante
lo que no fue y lo que ha sido.

Llorar hasta licuar la órbita del ojo
hasta ablandar el hueso,
con el alma, con el grito
hasta que escurra la sangre oscura
por todos mis muertos-vivos
desde la fuga del padre hasta el último de mis hijos
amén, de los no nacidos.

Llorar postrada, de bruces, desde principio a fin
hasta que, en postrer acto de rebeldía
y antes de perder hasta la lengua
poder gritar (entre otros) tu nombre
irrazonable esperanza de encontrarte, aun, después del fin.




Amanda Espejo
Quilicura / 2017


sábado, 30 de septiembre de 2017

Poema PUNTO DERECHO...PUNTO REVÈS




Hay días en que, no puedo evitarlo
sencillamente me canso de ser pobre,
de recolectar monedas, de tarro en tarro
para comprar el sustento.
De caminar a la tienda por el pasaje del barrio
sorteando basura y mierda de perro.
Son días en que me pesa el párpado
en que el ojo se resiste a confrontar la realidad,
días en todo el optimismo del mundo
no logra hermosear el entorno a costa de color barato.

A fuerza de ideales, no se repara rotura de muebles
ni existe techo que se componga.

Días en que no hay música capaz de ahogar el lamento
por haber parido sobre la colcha rota,
por destejer el chaleco para tejerlo otra vez…
y otra vez…
punto derecho, punto revés.

Gota a gota se descama la pared en un llanto silencioso
pero estridente al sensor del corazón.

Hay días en que me canso de soñar la ventura del mañana
esa, que nunca llega
que no pasa de ser utopía,
falsa promesa en la boca del hombre.
La esperanza necesaria para mover la rueda de molino.
Son días en que no basta con el tomate del huerto
ni con la olorosa albahaca,
con el tostar del pan o el agua y limón.
¡Las teorías del karma u omnisciencia de Dios en nada aplacan!
cuando ira, tristeza, amargura y descontento
pugnan por estallar,
ya no sirve pensar en los niños de África,
en las guerras de medio oriente
o desigualdad de América Latina.

Hay días en que, simplemente,
quisiera, en mi vida
no haber hecho todo tan mal.



Amanda Espejo

Quilicura / febrero - 2017

miércoles, 8 de marzo de 2017

Poema ÓXIDO






En estos cinco minutos (o quizás tres) 

de lucidez repentina

te escribo a ti, cruel amiga

mi carcelera implacable.

Te gusta serlo         creo         lo gozas  

y ríes         ¡lloras de la risa!

mientras tu llanto de óxido se posiciona

en cada engranaje de mi cerebro.



Otros te llaman olvido.

Yo te nombro Des-memoria.



Engañoso es tu abrazo,

lánguido, pero férreo a la vez.

Sueltas y tiras la soga a tu antojo

sabiendo que nada puedo hacer

salvo, pequeños saltos contracorriente,

actos desesperados de rebeldía

que se disuelven a la hora de las sombras.



Vamos, vieja amiga, con confianza

llévate los nombres de cada rostro difuso

que ya, de nada sirven.

Al marchar, cierra la puerta y tira la llave.

No necesito más que una ventana olvidada

entreabierta, para respirar el sol

y entibiarme al soplo de la brisa.

Ella remplace la calidez de los abrazos

de los que ya no vienen

de los que ya no llaman

de los que mi mente niega desde la noche al día,

Aquellos amados de siempre,

mis nuevos desconocidos,

de los que no pensaría existieran, si no fuese

por el vacío inmenso de su falta.



Mientras        yo          a ratos

tarareo canciones (o trozos de ellas)

en vano intento de engañarte, que pienses

es inútil tu presencia y te marches.

Pero no. Trastabillo.

Y mi voz se quiebra sin notas que la sostengan.



Tú ganas. Me rindo.





Amanda Espejo


Quilicura / marzo - 2017

martes, 14 de febrero de 2017

EN ALGUNA ESTACIÓN DEL NO OLVIDO



Amanece, después de horas de inquietos sobresaltos.

Despierto, y nuevamente me inunda el asombro por los “mensajes” que suelo recibir, de un modo u otro, cuando los necesito. Por lo tanto, corresponde agradezca (a la entidad que sea) por este NO olvido de mi persona.

Hoy, después de una jornada teñida de rabia e impotencia, vuelvo a confiar en esta Amada Presencia sin nombre definido, y espero se manifieste esta fuerza para bien: para aliviar el dolor, relegar la ira y renovar la esperanza.

Me decido. Lo decreto, confiando en que Tú asumes mi ruego como propio.

Entonces, con la vibración secreta del alma, lo manifiesto:

“Ya vienes, Camila…Ya llegas a los brazos amorosos de tu padre que te espera.

Y en consecuencia, a mi corazón.



Amanda Espejo

Quilicura / febrero 2017

jueves, 26 de enero de 2017

Poema FLAMAS


"Localidad de Santa Olga, en región del Maule se quemó entera".


Foto: Twitter @BagalueSunab




FLAMAS



Hoy, prohibido está hablar de poesía,

censurado el verso y declamación en rima.

No es posible hilar un poema ante la voraz flama

y si lo fuera, más que arte, imperdonable egoísmo.



No hay canto lírico que describa la crueldad del fuego

ni poeta que deba lucrar de aquello.

Apriétase el alma ante la chispa ardiente,

la desolación del gris.

Gruesa capa cenicienta

confirma penurias de seres atrapados,

del animal calcinado

el muro arrasado

el retorcido hierro,

el árbol fosilizado por voluble Naturaleza

tan hermosa y terrible,

tan Madre Nuestra

y de los cuatro elementos

en pugna, para desgracia del Hombre.



Cada segundo, muere el poeta

remecido ante la inutilidad de la palabra

y el poder del sentimiento.

No describe lo que piensa

y ahoga la fuerza del grito

sellando su boca con ambas manos.

Lucha con la necesidad del verbo:

“Despreciable vanidad ante la miseria ajena”



Condénase a sí mismo desde el fondo del alma

e impotente

esboza una oración de culpa

mientras lanza el papel a la exigente pira.



Indestructible,

el poema fluye y se manifiesta en cada lengua de la hoguera.





Amanda Espejo

Quilicura / jueves, 26 enero – 2017




domingo, 22 de enero de 2017

Nota sobre Ruth Pérez Aguirre y MUJERES QUE NO CALLAN en El Sol de Toluca


Fotografía: gentileza de Ruth Pérez Aguirre

Por segunda vez (sino, más), todas las autoras participantes de "Mujeres que NO callan" nos emocionamos al ver cuánto importancia va cobrando la fuerza de nuestra palabra. En "El Sol de Toluca", medio escrito de México, una entrevista a Ruth Pérez Aguirre,  por Andrea Balanzario Gutiérrez,  se torna ocasión adecuada para propagar nuestra firme intención de NO callar.

Maravilloso...no puedo expresar otra cosa, junto con agradecer una vez más a Ruth Pérez Aguirre, y también el trabajo de Andrea Balanzario Gutiérrez, quién gentilmente hizo circular imagen y nota.



*****


"Queridas Ruth y Andrea:


Imposible no emocionarse con esta hermosa publicación en donde, una vez más, el importante trabajo concientizador de MUJERES QUE NO CALLAN, hace noticia y es valorado en toda su significancia.

Merecido resultado para tu imparable trabajo, Ruth;y nuevamente me sorprendo y regocijo al leer mis letras en un medio tan lejano pero tan fácil de acceder gracias a las redes virtuales.

Gracias, Andrea, por la nota; y gracias a ambas por darme esta nueva alegría al saber que alguien, en ese país que tanto quiero, va a recorrer con sus ojos las sencillas palabras conque expresé mi sentir.

Un gran abrazo a ambas!!!"


Amanda Espejo, Chile.