sábado, 17 de enero de 2009

Poema NOSTALGIAS





NOSTALGIAS




A ciertas horas, a veces, el aire me huele a nostalgia...

de esa que brota entre la tierra y los pastos verdes

evaporada, como fina nube de encajes traslúcidos

hasta que sube, se enreda y se prende en mi pelo,

condensada, en pequeñas gotas de prisma leve.

¿ Será que te lloran?

También me suena a nostalgia la música escogida...

los rasgueos de la guitarra, el cante de flamenco

y el galope desbocado de tacones sobre el tablao:

apremios del alma que desbordan los cuerpos

y recorren una a una las estaciones del pesar.

¿Será que te llaman?

Y tal como la nostalgia, es este temblor de mi mano...

de la izquierda ( la derecha, no ceja en escribir).

Ésta, descorre las cortinas y se asoma a la ventana,

con la esperanza ciega de verte llenar el horizonte;

luego, alisa las sábanas en busca de un rezago de ti.

¿Será que te extraña?

Y ciertas noches, imprecisas, tienen color a nostalgia...

veladura indefinible que aumenta lo oscuro del negro

hasta colmar espacios... hondos pozos de insomnio,

en los que te percibo y permaneces, oculto, aletargado

pero presente, a la vuelta de cada esquina de la memoria.

¿Será que te sueñan?

Mas... la razón desdeña cada uno de los argumentos:

¿cómo se puede añorar lo que no tiene nombre?

¿Cómo se llama, o se llora, se extraña, se busca o sueña

lo que nunca (por lo menos en esta vida) se ha tenido?

La respuesta gravita en el aire sin ningún asidero formal:

es todo por culpa de ésta siempre estúpida Nostalgia.







Amanda
Quilicura / 2 /Febrero / 2006

Dibujo: "La bailaora, la luna y el toro", de Adrian Arias, artista peruano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Este espacio está abierto para tus impresiones. Úsalo con el mismo respeto conque yo me muestro para ti.
Se agradece...