viernes, 6 de enero de 2017

Poema ANTE EL MURO







Era…como tenerte de nuevo,

mismos ojos en otra cara

las mejillas

tan sonrojadas como antaño.

Otrora, nacido niño

hoy, un dulce nombre de niña:

Camila.

Inevitable es volver a amarte.

Aún acunada en otros brazos

ella, eras tú

doble ofrenda de la Vida

en amable presente.

Mi angustia, relegada al olvido

mi miedo, arrinconado

en la gaveta más oscura de la razón.

Esta vez, sí pude respirar

las flores que precedieron tu/su llegada

y el alborozo contagió el nido familiar

con la tibia promesa de un futuro.



Era, insisto, como tenerte de nuevo

renacido / recibido

no directamente en mi pecho

en vez, múltiples manos para acogerte

torbellino de rostros

sonrisas, voluntad, corazón.

¡Oh, pequeña!, la cautiva,

rotos los lazos del amor

nada ha sido suficiente para retenerte.

Ante mis ojos, noche a noche

una fotografía rasgada cuelga del muro de los lamentos

mientras tú, ¿por dónde caminas?

¿Qué te hace sonreír?

¿Qué nombres recuerdas?

¿A quién cantas tus nuevas canciones?

¿Cuántos años ha de durar este exilio?

Cada traspiés

cada visita abortada es una afrenta al corazón,

sentimiento que no resiste consuelo.



P.D.

Hijo



solo

entiende:

era, como tenerte de nuevo.




Amanda Espejo

Quilicura / diciembre - 2016


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Este espacio está abierto para tus impresiones. Úsalo con el mismo respeto conque yo me muestro para ti.
Se agradece...